¡¡¡Bienvenido a mi Blog de Historia, espero que disfrutes en él!!! Puedes acceder al resto de mis blogs que seguro que serán de tu interés. ¡¡¡Muchas gracias por tu visita y espero seguir contando contigo!!!

miércoles, 27 de junio de 2012

La Revolución Portuguesa de 1383-1385


Juan I de Castilla anuló el matrimonio de Fadrique de Benavente con la heredera portuguesa, Beatriz, hija de Fernando I y de Leonor Tello de Meneses, de para ofrecerse él mismo como rey consorte. Este gesto le condujo a una guerra con Portugal que, ayudado por los ingleses, marca un antes y un después en la historia portuguesa. Portugal derrotó a los castellanos en Aljubarrota después de que los artesanos y mercaderes de Lisboa y Oporto se impusieran a los nobles y eligieran como rey al maestre de Avís.
El matrimonio de Juan I con Beatriz de Portugal, en principio, respeta la independencia portuguesa al mantener los reinos separados y gobernar Enrique, el primogénito del monarca en Castilla y los hijos de Beatriz en Portugal. Pero los efectos fueron los contrarios a los buscados. Y los nobles disidentes se pasaron al partido de los burgueses del Maestre de Avís que pronto solicitó la ayuda de Juan de Gante. Cuando muere Fernando I, los lisboetas pidieron que se incluyeran ciudadanos en el Consejo, pero la reina Leonor no se comprometió y los representantes de los concejos se sublevarán dirigidos por el infante Juan, Maestre de Avís e hijo bastardo de Pedro de Portugal.
Juan I entró en Portugal hallando una fuerte resistencia en las ciudades comerciales, que no pudieron tomarse. Incluso comenzaron a ser discutidos los derechos al trono de su mujer Beatriz. Éste hizo lo propio llamando ilegítimos a los defensores del Maestre de Avís.
Las Cortes de Coímbra tienen un claro paralelismo con Caspe. Incluso el maestro Joao das Regras es comparable con Vicente Ferrer. En Coímbra los defensores del Maestre de Avís, que tenía todos los apoyos económicos, militares y políticos, primaron sobre la ilegitimidad y la condición de clérigo del Maestre. Las Cortes le eligieron rey.
Aljubarrota, 1385, fue una batalla trascendental tanto para la Castilla de Juan I, en donde perdieron la vida numerosos nobles (López de Ayala fue hecho prisionero) ya que el rey castellano tuvo que hacer frente a compensaciones ante las Cortes (Consejo Real) como para Portugal que inició un ascenso imparable en política exterior que la llevaría a la era de los descubrimientos.
Foto: Representación de la Batalla de Aljubarrota. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario