¡¡¡Bienvenido a mi Blog de Historia, espero que disfrutes en él!!! Puedes acceder al resto de mis blogs que seguro que serán de tu interés. ¡¡¡Muchas gracias por tu visita y espero seguir contando contigo!!!

lunes, 18 de junio de 2012

El Ejército visigodo en Hispania


La organización del ejército visigodo en Hispania fue parecida a la que tuvieron los romanos, se hacía en base diez. La decaniae, estaba compuesta por 10 hombres y la mandaba un decumano. Diez decaniae formaban la centenae, 100 hombres, mandada por un centenarius. Cinco centenae formaban la quingentenae,  500 hombres, mandada por un quingentenarius. Dos quingentenae formaban el millenario, 1.000 hombres, y por último la tihiufa mandada por un thiufado, que era una unidad superior a 1.000 hombres, de entidad variable para cada ocasión. Además el ejército estaba dividido en dos ramas: un cuerpo profesional (exercítus) y un cuerpo de recluta ocasional (hotis).
Al rey pertenecía el mando en jefe de los ejércitos, así como la alta jurisdicción civil y criminal, el nombramiento de los obispos, la convocatoria de concilios y el derecho a hacer la paz y declarar la guerra. La monarquía, elegida tradicionalmente por aclamación, fue evolucionando con el tiempo hasta terminar en época de Recaredo siendo hereditaria. La guardia personal del rey estaba formada por los spatarios y a sus ordenes inmediatas quedaban los dux exercitus —duques—, que en tiempo de guerra mandaban turmas o lo que es lo mismo fracciones del ejército de varios miles de combatientes —diez a quince mil hombres—. El dux provinciae además de mando militar tenía atribuciones administrativas en las provincias que regía. Subordinados a ellos quedaban los comes —condes— como jefes de una comarca.
Entre los visigodos prevalecieron las costumbres aristocráticas y por tanto la caballería alcanzó gran importancia, al tiempo que degeneraba la primitiva organización calcada de los romanos. Poco a poco se dio preferencia a los ejercicios de destreza individual, torneos, palestras y carreras. Los infantes quedaron por el momento postergados y la fuerza de un ejército se contó por el número de lanzas de su caballería.
En la uniformidad y armamento inicialmente no debieron diferir mucho de los demás pueblos bárbaros: toscas vestiduras y largas cabelleras y barba —la decalvación era entre los visigodos pena infamante—. Con el tiempo incorporaron parte del vestuario militar romano y así nos aparecen con lorigas, coselete, peto, cota y celada. La loriga entre las clases inferiores se reducía a un sayo grueso de lana, pero entre las superiores se empleaba una túnica cubierta de láminas de hierro o de bronce a modo de escamas. A estas armas defensivas añadieron un escudo de grandes dimensiones. Las armas ofensivas eran: espada, venablo, hacha, pértiga y cuchillo. También emplearon arcos y hondas.
Respecto a las formas de combate no se sabe mucho, unas veces colocaban la Infantería en el centro y la Caballería en las alas, otras emplearon formaciones compactas o lineales en campo abierto. Debieron emplear máquinas de sitio copiadas de los romanos, pero en castrametación no brillaron a su altura, se limitaron a trazar un foso y poner una estacada alrededor de la posición defensiva que ocupaban.
Foto 1: Guerreros visigodos:
1.      Caballería visigoda pesada del siglo VII
2.      Caballería visigoda del siglo VI
3.      Guerreros visigodos de infantería pesada (siglo VII) y de ligera (siglo VI)
4.      Guerreros visigodos del siglo IV
Foto 2: Armamento visigodo 
Fuente imágenes: web de miniaturas militares de Alfons Cánovas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario