¡¡¡Bienvenido a mi Blog de Historia, espero que disfrutes en él!!! Puedes acceder al resto de mis blogs que seguro que serán de tu interés. ¡¡¡Muchas gracias por tu visita y espero seguir contando contigo!!!

sábado, 13 de octubre de 2012

Supervivencia en los Andes


El 13 de octubre de 1972, un avión Fairchild F-227 de las fuerzas aéreas uruguayas que viajaba rumbo a Santiago de Chile se estrellaba en los Andes, a unos 4.000 metros de altura, cuando sobrevolaba El Planchón, uno de los tres pasos por donde las aeronaves de la época atravesaban la cordillera. A bordo viajaban los integrantes y familiares del equipo de rugby uruguayo del Old Christian’s (40 pasajeros y cinco tripulantes en total), que se dirigía a jugar un partido amistoso con los locales de Old Boys.
Un error de navegación y la escasa visibilidad habían provocado el accidente. Entre el 14 y el 16 de octubre los equipos de rescate sobrevolaron la zona, sin éxito, en busca de supervivientes y los restos de la aeronave. Las tormentas impidieron continuar el rastreo durante los días siguientes. Los supervivientes lograban reparar el aparato de radio y se enteraban a través de él de que las autoridades cancelaban finalmente su búsqueda.
El accidente había provocado la muerte en el acto de trece personas. Cuatro fallecieron a la mañana siguiente y una más, ocho días después. El resto habilitó el aparato siniestrado como refugio y comenzó a alimentarse con las escasas reservas que habían logrado recuperar y bebiendo nieve derretida.
El 17 de octubre, un equipo de cuatro voluntarios intentó ascender la montaña que se elevaba ante ellos hacia el oeste, pero, debilitado, no lo logró. La antropofagia se muestra como la única manera de obtener energía y sobrevivir. Tres días después de la fallida expedición, uno de los supervivientes se dirigió al lugar donde habían depositado los cadáveres de los fallecidos en el accidente y raspó de la espalda de uno de veinte finas lonjas del tamaño de una cerilla con las que alimentarse y abastecer a sus compañeros.
El 12 de diciembre, tres de ellos parten en busca de ayuda. Uno se lesiona y regresa al campamento. Los otros dos, Fernando Parrado y Roberto Canessa, logran avistar finalmente en un valle a un arriero chileno, que inmediatamente alerta al Cuerpo de Montaña de la Policía Chilena. El 23 de diciembre, setenta y dos días después del accidente, los equipos de emergencia rescatan a 16 supervivientes. El frío (temperaturas inferiores a los veinte grados), el hambre y un alud de nieve que sepultó los restos del fuselaje del avión y a quienes en ese momento dormían en él habían matado al resto.
                                                             
Fuente: La aventura de la Historia

No hay comentarios:

Publicar un comentario