¡¡¡Bienvenido a mi Blog de Historia, espero que disfrutes en él!!! Puedes acceder al resto de mis blogs que seguro que serán de tu interés. ¡¡¡Muchas gracias por tu visita y espero seguir contando contigo!!!

lunes, 18 de marzo de 2013

Anécdotas Marroquíes


S.M. Muley Hassan, Sultán de Marruecos,
recibiendo un despacho. Ilustración Española
y Americana. 1887
Durante el glorioso reinado del Sultán. Muley Hassan, se desarrolló entre los soldados de sus expediciones el vicio de  fumar el enervante kif, que tuvo que decretar su prohibición absoluta, para contener los estragos del opio, castigando la infracción con la pena capital.
Estando acampado con su ejército en una llanura, durante una de sus campañas contra las kabilas rebeldes, se distraía contemplando el magnífico panorama con ayuda de un potente anteojo que le había regalado un embajador europeo en misión en su corte. Observando por él, descubrió a lo lejos a uno de sus soldados que apostado debajo de una higuera, fumaba tranquilamente y con deleite, el prohibido kif.
Inmediatamente ordenó a dos jinetes que fuesen al galope en busca del osado que se atrevía a contravenir sus disposiciones, para aplicarle la pena que se merecía por su acción. A los pocos minutos comparece el soldado ante el Sultán, quien le dice que va a ser inmediatamente decapitado en presencia del resto de las tropas para que sirva de castigo ejemplar.
El askari permanece inmutable, como si la cosa no fuese con él.
  •  ¿Qué? ¿No dices nada, vil perro? — le increpa Muley Hassan

El askari pide que se le permita exponer los motivos de su inocencia
  • ¿Qué? ¿Aún te atreves? — le interrumpe el Sultán. —Habla, pero pronto.
  •  Estaba — comienza el soldado — descansando debajo de aquella frondosa higuera y me complacía en contemplar las bellezas de la naturaleza y en escuchar el unísono himno de alabanzas que toda ella tributaba al elegido de Dios, al gran Sultán Muley Hassan, ¡que Dios enaltezca y glorifique! Tan sólo creí percibir una voz discordante de ese conjunto tan armónico y precioso. Difícil me fue averiguar de dónde salía esa desagradable voz. Pero buscando con afán no tardé en descubrirla. Era la voz de una miserable planta, que apenas si alzaba su raquítico tallos algunas pulgadas sobre el suelo. Era la planta del kif. Y yo, furioso, no me pude contener, y no queriendo tolerar que en mi presencia se ultrajase a mi señor, a mi muy amado soberano, ¡ que Dios guarde!, la corté, la machaqué hasta reducirla a polvo, y como no tenía otro sitio más a propósito para quemarla y reducirla a cenizas, para que se las llevas el viento en minúsculas pavesa, la metí en mi pipa y la quemé. Vea vuestra majestad si soy culpable por no haber querido tolerar que en mi presencia se ultrajase vuestro amado nombre.
Muley Hassan no pudo reprimir una enorme carcajada ante tan genial ocurrencia, y le perdonó al ocurrente askari la vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario